¿Qué es la franquicia?

rede_franchising-300x225

Es esencialmente la reproducción de un éxito comercial en el que existe un acuerdo entre dos partes, en las que cada una aporta y recibe una serie de elementos para que el beneficio sea mutuo y que se recogen en un contrato.

El franquiciador aporta la experiencia de un negocio desarrollado, probado y experimentado con éxito donde, a cambio de determinadas contraprestaciones económicas, cede la explotación de su marca y de su negocio al franquiciado, transmitiéndole su saber hacer y facilitándole formación y asistencia continuada.

Franquiciar una empresa es una decisión que afecta conjuntamente la forma de entender el crecimiento empresarial, la visión de la organización y la filosofía de gestión.

Además es necesario que el concepto de negocio objeto de ser franquiciado cumpla con estos requisitos, entre otros:

- Concepto probado: el negocio a franquiciar debe contar con una experiencia previa satisfactoria. Franquiciar supone siempre reproducir una experiencia de éxito.

- Permanencia en el tiempo: debe tratarse de un concepto novedoso, transferible a otros mercados y ajeno a modas pasajeras.

- Diferenciación: identidad corporativa e imagen propia claramente diferenciadas. Formas exclusivas en la comercialización de productos y servicios. Poco importa si son propios o no. Lo importante es aportar diferenciación.

- Transmisibilidad: fácil transmisión del Know-How y fácil reproducción por parte de los franquiciados.

- Accesibilidad: control por parte del franquiciador de las ventas, niveles de calidad y cumplimiento de los acuerdos contractuales.

- Mercado amplio: en extensión, en clientes, y en potenciales franquiciados.

- Beneficio mutuo: ha de reportar márgenes suficientes para las partes y beneficios compartidos.